Bonos ligados a la inflación

bonos ligados a la inflación
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en facebook

Cuando la inflación amenaza los ahorros, es hora de buscar nuevas estrategias que busquen contrarrestar esta pérdida de capital. Es por eso que, en esta entrada de blog, te contaremos qué son los bonos ligados a la inflación, cómo funcionan y cuáles son aquellos que rentabilizan la subida de los precios.

En 2021, el Índice de Precios de Consumo (IPC), que es el medidor español de la inflación, cerró el año con el nivel de inflación más alto en casi treinta años. Naturalmente, esta situación llevó a que el dinero de la billetera y de la cuenta corriente se escabulle, ya que el resultado de tener los mismos ingresos y que los precios sean más altos es equivalente a perder poder adquisitvo.

Para remediar esta pérdida y proteger el ahorro, aparecen los fondos de inversión de bonos ligados a la inflación. A continuación, te contaremos todo lo que tienes que saber para empezar a utilizarlos, ¿empezamos?

 

¿Qué son los bonos ligados a la inflación?

Los bonos ligados a la inflación son aquellos cuya utilidad depende de la tasa de inflación (o deflación) que haya en el futuro. Ofrecen la misma seguridad que los bonos tradicionales, pero -como hemos dicho antes- tienen la ventaja de proteger aquel dinero que no está destinado a utilizarse en lo inmediato. Es decir, protege los ahorros.

¿Cómo sucede esto? Los bonos son emitidos por los gobiernos y estos, por regla general, recaudan mayor cantidad de impuestos cuando aumenta la inflación. A cambio, los gobiernos pagan más dinero a los bonistas. También existen los bonos corporativos, que son los bonos ligados a la inflación cuando el emisor es una empresa. En estos casos debemos saber que los ingresos de las corporaciones tienen una gran correlación con la inflación de la economía.

 

¿Cómo funcionan los bonos ligados a la inflación?

Los bonos tradicionales o nominales pagan en su vencimiento un tipo de interés fijo a mayores del capital inicial invertido. En cambio, los bonos ligados a la inflación pagan mayor o menor cantidad de dinero dependiendo el valor de la inflación.

Por ejemplo, si nosotros prestamos 10.000 euros al gobierno en un bono ligado a la inflación, la administración de este nos pagará un 1% de interés anual y se comprometerá a devolver el dinero a 10 años, ajustado al nivel de precios. Imaginemos que al término de los 10 años, la tasa de inflación promedio ha sido alta (alrededor del 4%), lo que supone un incremento sobre el capital inicial del 48%. Entonces, al momento de recuperar el dinero, tendremos 14.800 euros.

Ahora bien, los bonos ligados a la inflación, a diferencia de los tradicionales, no garantizan un monto exacto cuando se recupera la inversión. No obstante, y tomando como ejemplo el último año, es evidente que la tendencia económica usual es que suba el nivel de los precios.

 

5 fondos de bonos ligados a la inflación

Ahora que ya sabes qué son y cómo funcionan los bonos ligados a la inflación, te contaremos sobre 5 fondos de bonos vigentes en el mercado que podrás contratar. Ten en cuenta que, si bien todos tienen un historial de rentabilidad favorable, no significa que en el futuro necesariamente se repliquen estos beneficios, ya que siempre puede existir algún riesgo.

 

  • Sabadell Bonos Inflación Euro

Este tipo de bono es contratable a partir de los 200 euros, paga cupones a intervalos fijos y devuelve el principal de la inversión al momento del vencimiento. Los bonos Sabadell ajustan el cupón y el principal periódicamente con base en la evolución del índice de precios al que se referencian.

Aproximadamente la totalidad del patrimonio es invertido en bonos soberanos. Cerca del 50% de la cartera invierte a más de cinco años en este activo de renta fija, y casi toda la otra mitad a plazos mayores a un año.

 

  • Caixabank Smart Renta Fija Inflación

Si quieres invertir en el bono del banco Caixabank, debes saber que al menos el 50% del patrimonio se destina a renta fija pública de emisores referenciada a la inflación de la zona euro. La duración media estimada de la cartera es mayor a los 4 años, y la duración recomendada puede alcanzar los 12 años, conforme la valoración del mercado que realicen los gestores del fondo.

El mínimo para invertir en el fondo del Caixabank es de 1 euro. A principios del 2022, el fondo acumuló una caída del 0,92%, no obstante, en 2021 alcanzó un rendimiento del 5,82%. La rentabilidad acumulada en el último año supera el 7%, con comisión de gestión y de depósito del 0,33% y 0,02% respectivamente.

 

  • M&G Lux European Inflation Linked Corporate Bond Fund

Este fondo es contratable a partir de los 1.000 euros (para la clase de acciones Euro A Acumulación). La mitad de la cartera, como mínimo, se invierte en bonos ligados a la inflación, emitidos por empresas con una calificación elevada de crédito.

El fondo del M&G se centra en renta fija a 1-3 años y 3-5 años de vencimiento, y acumula un rendimiento del 2,6% en el último año. En el 2021 tuvo un rendimiento del 2,8%. Los costes se incrementan al 1% en concepto de comisión de gestión, y existe una comisión por suscripción de entre el 0 y el 3,25%.

 

  • Ostrum Euro Inflation

Este fondo de Natixis IM fue fundado en 2005, y es uno de los fondos con más trayectoria en su categoría. Invierte hasta un 75% del patrimonio gestionado en bonos indexados a la inflación, en euros, y de emisores de la zona euro. Esto permite que pueda ofrecer menos comisiones que los fondos de gestión activa: la tasa de gastos totales es del 0,8%. Además, se advierte que puede estar expuesto a bonos nominales y bonos indexados a la inflación internacionales con cobertura en euros para así diversificar más la cartera. En 2021, el fondo logró un 5,88% de rentabilidad, y la rentabilidad acumulada a 3 años supera el 4%.

 

  • Nordea 1 – European Inflation Linked Bond Fund

Por último, el European Inflation Linked Bond Fund invierte al menos dos tercios del total de sus activos en bonos vinculados a la inflación, que son emitidos por autoridades públicas o por empresas de la zona euro. Al mismo tiempo, invierte dos tercios del total de activos en títulos de deuda con una calificación a largo plazo de AAA/Aaa o inferior, pero no menos de BBB-/Baa3, o equivalente.

Este fondo no determina un mínimo de inversión para suscribirse, y su comisión de gestión es del 0,6% (además de la posibilidad de una comisión de suscripción de hasta el 3%). En 2021, el fondo logró una rentabilidad del 5,4%.

 

Si te interesan estos temas y quieres saber más, visita nuestros artículos en nuestro blog donde encontrarás mucho más material. También puedes consultar nuestros distintos cursos y másteres: ofrecemos una formación en dos modalidades (online y presencial) que te proporcionarán la flexibilidad necesaria y la posibilidad de realizar prácticas remuneradas. En BMF School combinamos estudios de ingeniería y finanzas para crear un perfil completo para nuestros alumnos.

¿Sabías que acabamos siendo iguales que las diez personas con las que más rato compartimos?

Rodéate de ingenieros de todo el mundo en nuestro Master of Business Engineering