Productos cotizados: ¿qué son y cómo se utilizan?

productos cotizados
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en facebook

Los productos cotizados son una gama de circuitos financieros que cotizan legalmente en un mercado regulado como, en el caso de España, la bolsa. Hoy en día existen varios productos cotizados que permiten acceder a activos y estrategias para cada perfil de inversión. Te contaremos más de ellos en este artículo, sigue leyendo para enterarte más.

 

Las características de los productos cotizados

Cabe destacar que los productos cotizados variarán sus características dependiendo de cuál es el creador de mercado que dé la contrapartida. En España el principal creador de mercado es Societe Generale, y estas son sus características:

  • El precio de los productos cotizados no dependerá simplemente de la oferta y de la demanda. El valor estará determinado por los distintos factores que serán empleados para calcular su cotización. Un ejemplo de esto será el precio de activos subyacentes o, esto dependerá del producto cotizado, también se tomarán en consideración el tiempo y la volatilidad.
  • El horario en el que se podrán negociar corresponde al horario bursátil de España. Por lo que solo se negociará entre las 9.30 hs y las 17.30 hs (horario español).
  • Será la Societe Generale la que garantice la liquidez de los productos cotizados, que, a su vez, estará condicionada a la liquidez de los activos subyacentes.
  • A la hora de comprar y vender productos cotizados en la bolsa, lo podrás hacer con la misma operativa que realizas las acciones ordinarias. El proceso es muy sencillo e intuitivo.
  • El creador de mercado, en este caso la Societe Generale, no supondrá pérdida o ganancia frente a los beneficios o pérdidas que pueda obtener el inversor particular en productos cotizados.

 

¿Qué tener en cuenta antes de invertir en productos cotizados?

Hoy en día, encontramos una gran variedad de productos cotizados. Estos van a establecer una conexión con distintos activos y estrategias, siempre basados en el perfil de riesgo de cada inversor: si este es adverso o está llevando adelante una estrategia propensa al riesgo, por ejemplo.

Si los observamos desde una perspectiva legal, los productos cotizados son emitidos como warrants. Un warrant es un valor negociable que ha sido emitido por una entidad a un plazo determinado, este otorga el derecho (pero no la obligación) a través del pago de un precio a comprar o vender -dependiendo si es, respectivamente, un warrant tipo call o un warrant tipo put- una cantidad de un activo.

Ten en cuenta que los productos cotizados no son tan fáciles de gestionar, sino todo lo contrario. Es por esto que los especialistas recomiendan que solo sean utilizados por inversores expertos, con trayectoria en el manejo de estos activos, que se dediquen profesionalmente a la inversión de este tipo de productos o al trading.

 

Tipos de productos cotizados

Los productos cotizados que podemos encontrar el mercado son muchos. A continuación, detallaremos un listado de los más destacados:

  • Warrants: Pensados desde su diseño para que las operaciones se puedan efectuar de un modo rápido y con agilidad frente a un gran abanico de activos. Esto es así tanto en merados en alta como en baja, pero es necesario realizar un seguimiento de ellos que sea continuo y riguroso, por lo que requieren formación y una gran capacidad para tomar decisiones.
  • Multi: Pensados para el corto plazo, están orientados a los índices con apalancamiento diario.
  • Inline: Son los que tienen en cuenta los rangos de cotización en el mercado.
  • Turbos: Únicamente son aptos para quienes sean inversores muy experimentados, ya que requieren ser trabajados por personas con grandes conocimientos de inversión que tengan la estructura necesaria para asumir riesgos muy elevados.
  • Certificados: Están orientados al mercado de commodities o a las materias primas, sin riesgo de los tipos de cambio del mercado de forex.
  • Bonus cap: La cotización de estos está vinculada a la evolución del precio de una acción.

 

Dentro del mercado de España, encontramos productos cotizados Ibex 35 con todas las modalidades que mencionamos anteriormente. Estas están vinculadas al precio de los diferentes activos o acciones que cotizan en el índice principal de la bolsa de España.

 

¿Y el caso de los productos cotizados en acciones?

Los productos cotizados en acciones son los que tienen directamente en cuenta una acción, su precio y evolución. Los más habituales son los antes mencionados bonus cap. En la bolsa española, es común encontrar herramientas e instrumentos financieros vinculados a Mapfre, Gamesa o Merlin Propertis Socimi, entre otras.

 

¿Es conveniente invertir en productos cotizados?

Una de las grandes recomendaciones que siempre se dan a la hora de evaluar inversiones es no invertir en lo desconocido o con aquello con lo que no estamos familiarizados de forma suficiente. Si te interesa el mundo de las inversiones seguro has escuchado más de una vez: “invierte solo en lo que conozcas”. Aunque suene tentador adentrarse desde la perspectiva de un novato, se trata de una máxima que casi nunca tiene falla. Los productos cotizados no son simples y, por eso, incluso inversores que tienen años de experiencia pueden no ser capaces de manejarlos. Son especialmente esquivos para los inexpertos en el trading y requieren un manejo muy fino de los instrumentos financieros.

 

3 beneficios de los productos cotizados

Teniendo en consideración lo antes mencionado, una vez que empiezas a especular con los productos cotizados puedes encontrarte con muchas ventajas:

  1. Están regulados por las distintas comisiones del mercado de valores en cada territorio. Se compran y se venden a través de intermediación financiera o brókers, al igual que las acciones.
  2. Al ser de riesgo elevado, los productos cotizados tienen una supervisión de lo más estricta.
  3. No puedes perder más de lo que inviertes, puesto que sus pérdidas máximas siempre estarán limitadas por la inversión inicial.

 

3 riesgos de los productos cotizados

  1. Son muy complejos y poseen alto riesgo
  2. Existe la posibilidad de perder todo el capital que se invirtió
  3. Requieren una formación profunda y específica, puesto que es necesario vigilar continuamente la posición.

 

Si te interesan estos temas y quieres saber más, visita nuestros artículos en nuestro blog donde encontrarás mucho más material. También puedes consultar nuestros distintos cursos y másteres: ofrecemos una formación en dos modalidades (online y presencial) que te proporcionarán la flexibilidad necesaria y la posibilidad de realizar prácticas remuneradas. En BMF School combinamos estudios de ingeniería y finanzas para crear un perfil completo para nuestros alumnos.

¿Sabías que acabamos siendo iguales que las diez personas con las que más rato compartimos?

Rodéate de ingenieros de todo el mundo en nuestro Master of Business Engineering